lunes, 17 de julio de 2017

"Tu dios se asfixia. Tú y aquellos que masacran en su nombre le arrebatan el oxígeno. Se queda sin aire. Manotea, boquea. Languidece. Ahora que lo necesitas no te responde. Es un dios débil y marchito. Anda, llama a ese vestigio blandengue que nombras dios. A ver si es cierto que los rezos funcionan. Veamos ahora...quién de nosotros dos es más fuerte. Yo vengo de los sótanos del dolor. Tu apenas desciendes". Guillermo Arriaga, El salvaje.


viernes, 14 de julio de 2017

Sobre Rendición de Ray Loriga



"¿Quiénes somos cuando nos cambian las circunstancias?"

Esta es la pregunta que se lee en la contratapa de esta novela ganadora del Premio Alfaguara de novela de 2017. Podríamos agregar ¿Cambiamos también nosotros junto con las circunstancias?

Hay muchos interrogantes que se desprenden de esta gran novela de un autor que parece volver al ruedo literario con todo.

Desde el principio, el narrador protagonista nos hace preguntarnos (le) por qué se plantea estas cosas :

"Nuestro optimismo no está justificado, no hay señales que nos animen a pensar que algo puede mejorar"¹

Con esta frase del comienzo se disparan muchas de las preguntas que nos vamos a ir haciendo los lectores. Preguntas que quizá no tengan respuesta pero que nos quedarán rondando aún después de terminadas las doscientas diez páginas de la novela.

El narrador nos habla de una guerra que lleva diez años pero ¿qué guerra se lleva a los dos hijos de este matrimonio que espera el retorno casi sin esperanzas de que suceda? ¿Quién gana, quién pierde? No hay respuesta. La comarca debe evacuarse, esa es la única certeza.

El narrador nos habla de una guerra que lleva diez años pero ¿qué guerra se lleva a los dos hijos de este matrimonio que espera el retorno casi sin esperanzas de que suceda? ¿Quién gana, quién pierde? No hay respuesta. La comarca debe evacuarse, esa es la única certeza.

Hay una sola alegría que mantiene por algún tiempo, unido a este matrimonio un tanto particular, formado por una mujer de sociedad y un ex peón que supo subir de categoría y llegar a la dueña del campo en el que trabajaba y es la aparición de un niño que no habla, del que nada saben ni sabemos. Un niño que es su esperanza y el motivo de sus risas.

Con misterio, personajes verosímiles y una narración ágil y entretenida, Andrea Ferrari acerca a los adolescentes al género policial logrando que se metan en la historia y se sientan parte de ella. Lo importante: los adultos también podemos disfrutarla mucho.

Podríamos pensar esta novela como una alegoría de la manipulación de las conductas humanas en la que la ciudad transparente que conoceremos parece ser el lugar ideal para empezar la nueva vida obligada de aquellos habitantes de una comarca que ellos mismos destruyeron.

Desasosiego. Eso es lo que nos deja esta imperdible novela del autor madrileño que podríamos llamar distópica y en la que se ponen en juego las miradas de los otros, la paternidad y el prejuicio. Desasosiego, angustia y la lectura de una prosa dura pero efectiva. Suficiente como para no defraudarnos.

¹ LORIGA, Ray, Rendición, Bs As, Alfaguara, 2017, p. 11




http://treninsomne.com.ar/rendicion.html






viernes, 21 de abril de 2017

"Puedes hacer el esfuerzo de aceptar las cosas durante algún tiempo, pero si estás realmente vivo, acabarás rebelándote. Puedes proteger y alentar los dones más exquisitos pero no puedes forzar su aparición. No puedes lograr con simple fuerza de voluntad que aparezca el amor, sino tan solo preguntarte por qué lo has dejado a un lado durante tanto tiempo". Hanif Kureishi, Intimidad.


jueves, 26 de enero de 2017

Cuna de gato


Desde hace un tiempo y especialmente desde que soy socia de Escape a Plutón, un club de libros, estoy leyendo a autores que quizá no estén expuestos a la vista en las grandes librerías. Este mes fue el turno de Kurt Vonnegut (EEUU 1922, 2007) reeditado por La bestia equilátera. 
Cuna de gato es su cuarta novela y la primera que leo: un periodista busca saber qué estaba haciendo la gente el día en que cayó la bomba atómica; para eso visita un pueblo y a la familia de su supuesto creador. 
Si les gusta el sarcasmo y la ironía (como la del fragmento que puse) no se pierdan esta novelita preciosa.


miércoles, 28 de diciembre de 2016

2016 termina siendo muy malo en varios aspectos: personales, sociales, políticos pero el arte siempre salva y la literatura nos puede sacar de momentos muy oscuros.
Dentro de las obras que pude leer este año (son varias, afortunadamente) Stoner de John Williams es la que más me conmovió. 
No sé mucho del autor y tampoco conocía la novela. Llegó a mi por El Club de libros Escape a Plutón del que me hice socia este año. Fue reeditado por Editorial Fiordo y cuenta la vida de William Stoner quien tiene su camino prácticamente trazado como agricultor de una pequeña y pobre finca que sus padres manejan. 
Stoner sabe que tiene que estudiar en la universidad estatal y la carrera que debe seguir es agronomía; hasta que su vida da un vuelco y la Literatura se hace presente y hace nido en su existencia.
La enseñanza de la Literatura le sirve a Stoner como huida de una sucesión de situaciones amargas que lo acompañarán hasta el fin de su vida.
Deseo que aquellos que no lo leyeron puedan hacerlo y dejarse conmover por esta sencilla pero profunda y conmovedora historia que Williams narra de manera magistral.
Les dejo un fragmento para que tengan como ejemplo:

" A los cuarenta y tres años, William Stoner aprendió lo que otros, mucho más jóvenes, habían aprendido antes que él: que la persona que un ama al principio no es la persona que uno ama al final, y que el amor no es un fin sino un proceso mediante el cual una persona intenta conocer a otra" Stoner, página 211

martes, 11 de octubre de 2016

Lucas Pereyra viaja a Uruguay por un día a buscar dólares. También viaja para revivir una historia que idealizó tiempo atrás.
Piensa que a los 40 y pico la vida le está pasando por encima y quiere un cambio aunque eso signifique dejar de lado esa misma vida.
¿Qué puedo decir que sintetice lo que creo de esta novela? Que no tiene ni un párrafo de desperdicio, que todos podemos sentirnos un poco Lucas en algún momento, que la narrativa es impecable, vertiginosa y que los personajes son tan verosímiles que hasta podemos reconocerlos/reconocernos. 
Vayan a las librerías e inviertan unos mangos en libros. No sé si comprar libros es lograr la felicidad, pero se le debe asemejar. 
La uruguaya de Pedro Mairal.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Conocí a Carlos Fuentes cuando leí Aura, una nouvelle de género fantástico que trata el tema del doble. Aura es a mi entender una de los mejores textos fantásticos que leí.

Luego seguí por los cuentos y por otro texto fantástico llamado Vlad que obviamente es un intertexto de Drácula.

Hace poco encontré en la biblioteca La muerte de Artemio Cruz, publicada en 1962 y cuya acción se centra en los recuerdos que Artemio, ya en su lecho de muerte, tiene de sus años involucrado en la revolución mexicana y la relación con varias mujeres que lo aman y lo desprecian.

Me falta mucho, mucho por leer de este gran escritor mexicano. Quizá esta novela no sea la mejor de él; pero me interesa destacar alguno de los fragmentos que más me gustaron. 

La narración es impecable, la utilización del lenguaje, una difícil segunda persona, la caracterización de personajes y la ubicación espacio-temporal la hacen imperdible. 



"Una revolución empieza a hacerse desde los campos de batalla, pero una vez que se corrompe, aunque siga ganando batallas militares ya está perdida. Todos hemos sido responsables. Nos hemos dejado dividir y dirigir por los concupiscentes, los ambiciosos, los mediocres. Los que quieren una revolución de verdad, radical, intransigente, son por desgracia hombres ignorantes y sangrientos. Y los letrados sólo quieren una revolución a medias, compatible con lo único que les interesa: medrar, vivir bien"

La muerte de Artemio Cruz. Carlos Fuentes.